sábado, 15 de noviembre de 2008

Materialismo histérico



Más de lo mismo.
Trabajar para tener, tener para ser, para gastar.
Acumular , hasta que no quede espacio.
Comprar espacio para acumular.
Leer para referir, referir, para impactar, impactar para ganar, ganar para consumir.
El tiempo pasa y es tan bellamente indiferente a mi cosmovisión.
Trascendencia en cuotas.
Vida transpolada en créditos...créditos para pagar otros créditos, para pagar otra vida.
Y el ideario imposible en una pantalla conectada a Internet.
Sos una entelequia de lo que querías evitar.
El trabajo te trabaja, los libros te leen, las palabras hablan por vos.
Y cada vez sabes más que es lo que no quieres.
Mientras tu mundo se hace más pequeño, los radicales libres hacen su trabajo.
Tu mundo se hace cada vez más pequeño y sabes que cada vez sos más pobre de tiempo.
Y un microsegundo antes del infarto , entiendes que estabas equivocado.

2 comentarios:

Carlos Diego Córdoba (PhD) dijo...

Muy buena reflexión, pero dado el origen de la palabra "histeria" pareciera que te refieres que el afán acumulativo y el imperativo acumulador nos viene por el lado femenino.

Tonteras dichas al pasar me quedo con la sustancia de lo que tan bien transmites. En el caso nuestro, lo acumulado en saber lo volcamos en compartir en el ciber activismo que practicamos.
Un abrazo con la admiración de siempre
Carlos

María Pía Danielsen dijo...

Expresas en tus palabras eso que algunas veces los soñadores disfrazados de practicidad sentimos: Hartazgo.
Encontré un placebo para cuando me inunda el "materialismo histérico" y la angustia que
acarrea: "SIMPLICIDAD".
Quitar de mi mente las proyecciones catastróficas, el ruido, lo superfluo, las culpas, los mandatos, el deber ser.
Aferrarme firmemente a lo que es importante para mi. Simplemente observar lo que soy, lo que puedo dar y hacer, y abrazar a mis dos nenas. Cursi? Tal vez. Funciona para mi.
Muy contenta de tratar con un ciberamigo tan talentoso!! A exprimir el veintediez!! Besos